Beltrán


Como intérprete, profesor y auténtico apasionado del violoncello quería presentar mis clases con una carta abierta a aquel interesado@, amante de la música y en definitiva a cualquier enamorado de este maravilloso instrumento:


¿Por qué no vas a poder tocar un instrumento? ¿por qué tu edad o "aparente torpeza" te lo va a impedir? ¿por qué tener miedo? Tú eres el único que marca los límites, la música se encargará de abrirlos y darte la bienvenida. La música nos enseña muchas cosas, una de ellas es que con paciencia, disciplina, seriedad, perspicacia y persistencia y amor mucho amor siempre se pueden conseguir nuestras metas. Te garantizo que esa es una de sus más bellas lecciones, la que podemos aprender de este arte tan inmenso. La música es el verdadero lenguaje internacional, la verdadera esencia del alma humana; poderse expresar a través de ella es algo que debería pertenecernos a cada uno de nosotros. La música nos evade y nos hace libres por un momento que parece ser infinito y eterno. La música da mucho más de lo que recibe a cambio, tan sólo necesitas confiar en ti mismo y ser paciente porque todo acaba llegando. La música es el mayor legado que jamás recibiremos en nuestras vidas.

Atrévete a dar un paso adelante, libérate y adéntrate en el apasionante mundo del violoncello, jamás te arrepentirás. A lo mejor siempre has soñado con tocar las suites de Bach, o el Canto de los Pájaros, el Cisne, el concierto de Dvorak, Elgar o Haydn, o incluso una melodía que un día escuchaste en la radio o en tu mp3. La música no conoce límites, no sabe de edades, son las ganas de querer hacerlo, pasárselo bien y disfrutar aprendiendo.

Llevo tocando el cello desde que tenía 9 años, ya han pasado más de 20 años y mi pasión por este instrumento y la música no ha disminuido ni un ápice, al contrario, y jamás lo hará. Es algo que esté donde esté siempre me acompañará. Nunca jamás podré pagar la deuda que tengo con mi padre, cuando decidió apuntarme a la escuela de música local cuando era un canijo que apenas sabía lo que era un Fa; y no podré dejar de agradecerle el que, cuando entre un violoncello y una guitarra, prefiriese muy sabiamente el del arco, el de las cuatro cuerdas el que ni siquiera tiene trastes, el instrumento que imita la voz humana, uno de los instrumentos más preciosos y polivalentes.

No dudes en contactar conmigo para pedirme toda la información que necesites. Sin ningún compromiso por supuesto.

tlf:647372322
mail:beltranams@gmail.com
web: beltranalonso.com


Un gran saludo
Beltrán

Comentarios

Entradas populares