Cultivando el interés de los niños por la música


por Elzbieta


En la mayoría de los casos para que un/a niñ@ empiece a interesarse por la música, hay que ayudarle un poco con esa tarea . Pude ser que, por circunstancias, eso ocurra de manera natural (escuela, colegio, amigos, una persona apasionada con este tema), sin embargo eso no siempre resulta suficiente. Para atraer a la música de calidad  hace falta profundizar en la materia y cultivarlo. La música ¨de momento¨ y las canciones que están de moda tienen otra función y no exigen el mismo nivel de conocimiento y preparación que ofrece, por ejemplo, la música clásica, jazz o blues.

Despertar el interés por la música requiere por parte de los padres, escuelas y colegios un mínimo de esfuerzo.

  • Para empezar, hay que ir acostumbrando a los niños a escucharla. Existen varias piezas adecuadas para los oyentes más pequeños.  Una lista que puede servir de referencia es la siguiente:  
          Luigi Boccherini – Minuetto
          Johann Pachelbel - Canon in D
          J.S Bach - Aria para la cuerda de sol
          J.S.Bach - Badinerie de la Suite Orquestral Nº2
          W.A. Mozart - Aria de la reina  de la noche (La flauta mágica)
          W.A. Mozart - Rondo alla Turca
          W.A. Mozart -  Pequeña Serenta nocturna
          Johannes Brahms - Danza Húngara, nº5
          Johann Strauss - Marcha Radetzky Op.228
          Johann Strauss - Tritsch-Tratsch-Polka Op.214
          Paul Dukas -  El aprendiz de brujo
          Maurice Ravel - Bolero
          Edvard Grieg - Peer Gynt Suites 1 y 2
          Pyotr Tchaikovsky - El Cascanueces Suite Op.79ª
          Antonio Vivaldi - Las Cuatro Estaciones
          Modest Mussorgsky - Cuadros de una exposición  
          Nikolái Rimsky Korsakov - Sheherezade  
          Serguéi Prokofiev - Pedro y El lobo (una historia narrada entrelazada con la música)

  • Otra cosa importante es llevar a los niños a los auditorios, filarmónicas, aulas de concierto donde pueden tener el contacto más directo, y por lo tanto más real, con la música. Observar a los músicos de orquesta o un solista les va a encantar y, tal vez, les impulsará a comenzar su aventura con la música. Eso sí, hay que escoger un programa adecuado para conseguir el resultado positivo, de lo contrario pueden acabar aburriéndose y convencidos  de que es algo pesado e intragable. Con el paso del tiempo irán madurando para afrontar  y entender otras obras musicales más complejas. 

  • Un buen libro, destinado a los niños, sobre la vida de un famoso compositor o un virtuoso de instrumento también servirá de ayuda. Además de ampliar su cultura general, aprenderán a profundizar en las cosas y cogerán el hábito de la lectura. 

  • Los primeros contactos de un niño son a través  de los sonidos y los sentidos, así que si uno de los padres sabe cantar bien, vale la pena cantar para sus hijos y más adelante enseñarles esas canciones y hacerlo juntos. Ningún sonido transmite tanta emoción e información como la voz de la madre. Esta comunicación tan fácil y natural crea en los pequeños los vínculos familiares muy fuertes produciendo un recuerdo duradero.

  • Cuando haya posibilidad, es bueno visitar con los niños los lugares  relacionados con la vida de los famosos músicos, compositores y museos de instrumentos musicales. Trasladarse a otras épocas y lugares será una experiencia enriquecedora y motivará su imaginación. 

Comentarios

Entradas populares