Cuando ellos crean


Por: Marisa Cortés.

   Lo que más me gusta de las clases de música, es cuando los alumnos empiezan a soltarse y a crear. Ellos se dejan llevar por lo que les sugiere el sonido, y poco a poco van dando forma a esa masa sonora que les ofrece el instrumento.
   Hay quienes rápidamente encuentran una letra en la que posteriormente se centrarán a trabajar. Otros, en cambio, se sienten atraídos sin interrupción a la vorágine que les supone la exploración de la infinita gama de posibilidades que ofrecen las combinaciones de las notas y acordes.
    Cuando trabajo con alumnos aficionados, casi siempre les dejo llevar el repertorio o los contenidos que trabajamos hacia el campo que a ellos más les gusta. Dependiendo de las edades, hay ciertos gustos que generalmente se repiten, como es el caso de Santi, que está influenciado como otros alumnos de su edad, por el rock sinfónico y otros estilos relacionados.
    "Un dos de Marzo" se llama esta composición que comenzó Santi, en una clase cualquiera. Poco a poco se fue gestando la idea, y tomando forma, hasta que dio a luz el trabajo que podemos compartir aquí.

  Siempre es emocionante ser testigo de esos procesos de creación y descubrimiento, sobre todo cuando los alumnos están entregados y disfrutando del aprendizaje. Hacer sugerencias o aportar herramientas es una labor maravillosa cuando encontramos alumnos entregados a la tarea de descubrir y corregir...Prueba y error, y nueva mente corregir. 
   El camino de la música es largo y siempre estamos aprendiendo. Lo bueno es poder compartirlo con gente que nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros, a explorar lo desconocido, a probar sonidos nuevos y nuevos mensajes.
    Nos vemos en la próxima!!!

Comentarios

Entradas populares